Fundacion Casa del Pueblo
Inicio Contacto
HistoriaBibliotecaMuseoArchivoServicios

Archivo - Biografías

Maradona Waldino Buenaventura
Militante de
Barrancas
CCE
58.488
Foto Nº
PS-0660-S
Día corrección
31-12-2008

Hijo de Waldino Baldomero* y Encarnación Villalba, nació en el barrio sur de la ciudad de Santa Fe, el 14 de julio de 1897, oportunidad en la que, coincidiendo con la celebración del aniversario de la Revolución Francesa y con la buena disposición del entonces Intendente de Santa Fe, Constancio Larguía, éste posibilitó que la Banda de Música fuera a interpretar los acordes de La Marsellesa frente a la casa de los Maradona, para darle la bienvenida al nuevo vástago.

* Waldino Baldomero Maradona, fue una destacada personalidad de la provincia de Santa Fe de finales del siglo XIX, que había sido fundador del distrito Barrancas y colonizador en la localidad de Esperanza, formando en esta última una Asociación de Agricultores que, con su apoyo, realizó el primer Congreso Agrícola del País. Educador y hasta Juez de Paz, fue también Elector de Gobernador, Gerente del Banco Provincial de Santa Fe en Esperanza, senador por el departamento Las Colonias en 1882, y Jefe Político del Dpto. San Jerónimo, nombrado el 28 de agosto de 1895: “Hombre íntegro y bien preparado … mantiene estrechas vinculaciones en San Jerónimo, conoce las necesidades del Departamento y sus hombres, todo lo cual lo habilita para hacer una administración ejemplar, como indudablemente la hará” (Nueva Época, 29 de agosto de 1895). Maradona padre fue un activo militante de la Liga del Sur, que el 14 de diciembre de 1914 devendría en el actual Partido Demócrata Progresista.

Niño aún, la familia se trasladó, primero a Coronda y luego a Barrancas, donde el matrimonio se radicó en el campo por un tiempo.

Cuando los hijos mayores arribaron a la edad del colegio secundario, la familia se radicó en 1905 en la propiedad de Esteban Villalba, en Merlo (Buenos Aires), para que aquellos pudieran estudiar.

En Buenos Aires, Waldino MARADONA hizo sus estudios primarios, secundarios y universitarios, estudiando abogacía sin llegar a recibirse, y donde para costear sus estudios, trabajó en la Caja Nacional de Ahorro Postal, obteniendo ascensos por méritos propios, hasta que fue expulsado por haber promovido una ruidosa investigación parlamentaria que probó favoritismos, coimas y desfalcos de sus administradores, contra quienes se abrió proceso por orden de la Cámara de Diputados de la Nación.

Tuvo asimismo alguna actuación en el movimiento reformista del ´18.

Simpatizando con las luchas reivindicatorias de los derechos de los trabajadores, pronto conoció a Alfredo L. PALACIOS, Nicolás REPETTO, y Juan B. JUSTO, quien en 1920 fue el encargado de afiliarlo al PS (en el Centro Socialista de la 14ª Circunscripción de la Capital Federal), llegando a través del tiempo a sostener una íntima y sincera amistad con los últimos dos, a tal punto que al nacer su hijo, en 1939, le impuso los nombres de Justo Nicolás en honor a aquéllos.

También en 1920, sus compañeros de trabajo lo eligieron presidente de la Asociación de Empleados que contaba entonces con 536 socios y una importante actividad mutualista, fundando y dirigiendo entonces la revista Nuestro Boletín, con el objeto de estimular las aptitudes intelectuales de los empleados.

Durante esos primeros años de militancia socialista, MARADONA ocupó la tribuna del Partido en cuanto acto fue designado para hablar. En celebraciones del 1º de Mayo, habló, en aquellas épocas de difíciles comunicaciones, hasta tres veces por día en distintas localidades, puso calor y fe a su palabra serena y convincente, sin pensar en el número de sus auditorios por reducido que éstos fueran. En las campañas electorales, desde 1920, llevó su palabra ilustrada de un extremo a otro de la provincia, y cuantas veces fue requerido por los obreros del campo para que los orientara y animara en sus justas reivindicaciones, estuvo presente sin apercibirse de gastos y molestias. En 1920 tuvo una controversia en Barrancas con el escritor Josué Quesada, que había asistido a un acto público en favor de la Liga Patriótica, resultando de ello la disolución de la brigada local.

En 1921, instalado ya nuevamente en Barrancas, fundó la Cooperativa Agrícola Federal, haciendo propaganda con el mismo objeto en diversos pueblos de campaña, con escaso resultado.

Su primera actividad como orador socialista, la hemos encontrado en la celebración del 1º de Mayo de 1921, en Barrancas, en un “acto que adquirió proporciones considerables. Formaron en la columna, que se organizó frente al local de la Federación Agraria Argentina, la mayor parte de los gremios. Al frente de la manifestación figuraban muchas mujeres y niños. El recorrido se hizo en orden y al son de himnos y marchas ejecutadas por una banda de música. La columna hizo alto en la plaza principal, donde se había levantado la tribuna, desde la cual usó de la palabra Waldino MARADONA. Cerró el acto el presidente de la seccional local de la FAA, ciudadano Domingo Vello. Por la noche se llevó a cabo una velada en homenaje a los gremios organizados”. (1)

En 1922 fundó el primer periódico de Barrancas, Renovación, enviándolo impreso desde Buenos Aires. En su primer número se expresaron los siguientes conceptos, que mantienen plena vigencia: “No buscamos la realización de nuestras aspiraciones en la revolución violenta de las armas, donde el pueblo siempre lleva la peor parte, pero sí marchamos decididos a acelerar la evolución social, que es retardada intencionalmente por los que tienen intereses creados y temen perderlos ... Queremos educar al pueblo en su condición social, política y económica, de cuya consecuencia esperamos un día desterrar para siempre la miseria, haciendo de la sociedad en que vivimos, un medio superior ... Queremos despertar la consciencia del hombre y la mujer, para que los valiosos componentes de la familia tengan una clara concepción de su importancia en la formación del cuerpo social ... Vamos a llenar un precioso espacio existente en el pueblo, como es contribuir en toda forma a instruirlo y educarlo en las sanas prácticas de la democracia”.

En 1923 fundó también en Barrancas, el Sindicato Obrero de Oficios Varios, y trabajó para la formación de iguales sociedades en otros pueblos.

En septiembre de 1925 constituyó el Centro Socialista de Barrancas, y al año siguiente fue candidato a senador por el Dpto. San Jerónimo.

Organizó sindicatos obreros en varias localidades y contribuyó a la formación de cooperativas agrarias. Con el diputado nacional José Luis PENA, recorrió en propaganda partidaria distintos departamentos de la Provincia.

Según el historiador barranqueño, Vicente Del Popolo, “el joven MARADONA pregonaba la libertad de expresión tanto como la libertad de trabajo, y a causa de apoyarse en esos dos fundamentos más que importantes dentro de una sociedad civilizada, era mal visto en la zona del litoral y cuando ser socialista, era una mala palabra para los viejos carcamanes de la época”.

En 1927 fundó la Escuela Nocturna para Obreros, donde actuó gratuitamente de maestro; dirigió el periódico La Verdad, y al año siguiente integró con el Dr. Luis David BONAPARTE la fórmula gubernativa en el cargo de vice gobernador.

A fines del mismo año se produjo una gran huelga de peones rurales, en la que MARADONA encabezó la manifestación de chacareros. Intervino el Gobierno provincial con fuerzas del ejército nacional, tomando preso a Waldino MARADONA en Barrancas, y, atado a una chata del ferrocarril, lo dejaron durante todo un día al sol en pleno verano. Durante la noche, fue conducido, atado aún, a la ciudad de Rosario, y allí encarcelado, por orden del general Marcilesi.

Triunfó la huelga y fue puesto en libertad, tomando parte en un gran acto de protesta que se realizó en Rosario. Enseguida se dio a la tarea de constituir nuevos sindicatos en localidades de la zona central de la Provincia. Con Nicolás REPETTO recorrió la campaña, interiorizándole de la razón que movía a las peonadas criollas en sus justas reclamaciones.

En 1929 integró la lista de candidatos a concejales del PS en la ciudad de Santa Fe. Con un grupo de compañeros, constituyó una cooperativa para adquirir una imprenta y editar La Voz del Trabajo. Al mismo tiempo fue proclamado candidato para la Comisión de Fomento de Barrancas.

En 1930 encabezó la lista del PS como candidato a diputado nacional, y realizó una extensa gira de propaganda por la Provincia. Reabrió la Escuela Nocturna para Obreros, en Barrancas, y reorganizó los sindicatos de peones rurales en los pueblos vecinos.

El 19 de diciembre de 1931 apareció en Rosario El Socialista, bajo la dirección de Narciso Antonio GNOATTO, cuyo equipo de redactores integró MARADONA junto a Humberto COSTA BAMBOLLINI, Emilio ROSSI, Aristóbulo MARTÍNEZ, Amadeo F. BIGNAMI, Ceferino CAMPOS, Salomón RODRÍGUEZ, Francisco BELFER, Velmiro AYALA GAUNA, Francisco BODETTO, y Zenón CABRAL.

También en ese año trabajó con el malogrado compañero José GUEVARA* en la organización de los trabajadores rurales de la zona central de Santa Fe y Córdoba, pero las continuas medidas policiales del gobierno de la dictadura hizo fracasar esos esfuerzos. El 8 de noviembre de 1931 fue electo diputado a la Legislatura Provincial por el departamento San Jerónimo, habiéndole tocado por sorteo un período de dos años, convirtiéndose así en la primera voz socialista en la legislatura santafesina, en cuyo mandato realizó una intensa y destacada labor en favor del pueblo y sus instituciones.

* Diputado provincial de Córdoba asesinado el 28 de septiembre de 1933, por el matonismo conservador y fascista.
 
Su diputación

Como queda dicho, con Waldino MARADONA fue electo el primer diputado socialista a la Legislatura santafesina. Este hecho despertó verdadera expectativa pública, lo que se reflejó en la prensa a través de comentarios y reportajes; por primera vez se escucharía la palabra de un socialista en el recinto legislativo, donde la uniformidad de ideas y conceptos solamente era alternada por algún debate de repercusión electoral.

Recordamos algunas expresiones de los diarios de ese entonces.

El Litoral, de Santa Fe, dijo: “Satisface al espíritu democrático observar cómo se va transformando el escenario político del país y cómo nuevas fuerzas de orientación y de doctrina vienen a disputar pacíficamente el derecho a gobernar los Estados. Al joven diputado socialista surgido de los recientes comicios se le brinda una magnífica oportunidad para prestigiar su acción personal, y de reflejo demostrar la eficacia de sus teorías, para beneficio del pueblo”.

El diario La Capital, de Rosario, expresó: “Por primera vez se incorporará a la Legislatura un diputado socialista. Le toca a Waldino MARADONA, joven y activo militante de la agrupación, el honor de ser el hombre señalado por el escrutinio para representar a su Partido en el Cámara de Diputados de la Provincia”.

El Orden, de Barrancas, señaló: “El electorado ha respondido al líder del socialismo, el incansable luchador Waldino MARADONA, vecino prestigioso de este pueblo”.

El diario rosarino Democracia, manifestó: “Waldino MARADONA, espíritu estudioso, dinámico, combativo, es diputado por San Jerónimo: un hombre a cargo de la Cámara ... Firme, orientado, inteligente, representará al PS.

El periódico estudiantil Nueva Generación, de Santa Fe, expuso: “El departamento San Jerónimo en el cual el infatigable camarada ha luchado como un titán por el desarrollo del ideal, ha hecho triunfar su candidatura, iniciándose con esa victoria la representación socialista en la legislatura de Santa Fe. Ingresa MARADONA en plena juventud. Con más de diez años de vida intensa en el PS, con una labor proselitista tenaz y destacada, con un conocimiento pleno del movimiento obrero, al tanto de las necesidades más urgentes de la masa productora, MARADONA será en la Cámara un representante meritorio, que abordará con palabra enérgica y serena el estudio de los problemas sociales más importantes, para fijar bien claro el sentido humanista del movimiento de los trabajadores”.

Por su parte, el diario La Opinión, de Rafaela, expresó: “El primer representante socialista a la legislatura de la provincia constituye un verdadero valor, por cuanto a más de ser un profundo conocedor de los litigios generales, es un genuino propulsor de los postulados de Carlos MARX ... Constituye una avanzada en nuestro parlamento provinciano”.

Yunque, de Rosario, escribió: “Sabemos que MARADONA sabrá responder a la confianza que en él han depositado sus compañeros y conciudadanos ... vaya nuestra voz de aliento en la dura empresa que debe acometer, de cuyos resultados dependerá en buena parte el éxito futuro del PS en la Provincia”.

El periódico Alborada, de Gálvez, manifestó: “El intrépido y valiente luchador del socialismo, Waldino MARADONA, ha sido electo por voluntad del pueblo en comicios libres ... Es el primer diputado socialista ... Todos los ánimos están rebozando de alegría, porque esperan de su capacidad indiscutida y de su carácter de apóstol de las nuevas ideas sociales, una obra proficua para la clase trabajadora. Saludamos al nuevo representante del pueblo y esperamos que los augurios correspondan a los hechos que tanta falta hacen”.

Y La Vanguardia, vocero del PS, así se expresó desde Buenos Aires: “El hecho auspicioso de esta elección reside en que MARADONA es el primer diputado socialista de aquella provincia. El Partido está satisfecho y orgulloso por tal resultado, y muy tranquilo por la responsabilidad que para él significa la elección, ya que las condiciones de laboriosidad, de inteligencia y de carácter de nuestro buen amigo MARADONA impondrán a su labor legislativa el sello característico e inconfundible de la acción socialista. MARADONA, hombre dedicado desde hace muchos años a las tareas rurales, es un representante auténtico del Partido, donde él desarrolló una personalidad definida y adquirió relieve propio ... Probo y enérgico, estudioso y dinámico, MARADONA llevará a la legislatura la orientación y los anhelos de los socialistas de Santa Fe”.

Refiriéndose a la forma en que serían aprobados los diplomas de los legisladores electos entonces, Alfredo L. PALACIOS expresó al diario Democracia Argentina, de Rosario: “¿Cree en MARADONA? Me agrada saberlo; yo también creo, y ha de adoptar la actitud valiente que corresponda en las circunstancias. MARADONA es un muchacho inteligente, culto, convencido, generoso. Avanzará firmemente”.

La acción de MARADONA no se hizo esperar, y nadie pudo sufrir el desengaño a que tenían acostumbrado al pueblo ciertos valores ficticios que al contacto del agua regia enmohecen. En la primera reunión preparatoria de la Cámara, cuando el interventor nacional Dr. Arancibia Rodríguez negó violentamente el uso de la palabra a un diputado demócrata, MARADONA se puso de pié, diciéndole: “Usted tiene menos derecho que un ordenanza para estar aquí. ¡Deje hablar al representante del pueblo!”, produciéndose después un gran escándalo con intervención de los gendarmes, que por orden del “intruso” funcionario, querían retirar de viva fuerza a los legisladores del recinto, cosa que para honor de éstos no sucedió.

Su obra parlamentaria

Desde el ingreso a la Cámara, MARADONA integró las siguientes comisiones internas, donde trabajó afanosamente: Presupuesto y Cuentas, Legislación Social, Poderes, Reformas a la Ley Electoral, Reforma a la Ley de Comisiones de Fomento, Desagües, Abaratamiento de la Vida y Desocupación Obrera, Investigadora sobre condiciones personales de algunos candidatos a jueces, Investigadora de los cargos contra el ministro de Gobierno, Reforma Art. 126 Ley Orgánica de los Tribunales, Ordenamiento del Trabajo de la Cámara, y otras de menor importancia.

Entre los proyectos de ley que presentó, recordaremos el que se refiere a la abolición de los impuestos a los cereales que gravan injustamente los productos del trabajo agrícola; el que mandaba oficializar los servicios de remolque, amarre, transbordos, estibaje, salvataje, etc., en el puerto de Santa Fe; el que establecía el horario uniforme para la apertura y cierre del comercio; el que prohibía cobrar alquiler por el uso de medidores de luz, gas y aguas corrientes; el que mandaba establecer salas maternales en las escuelas; el de asistencia y protección a la madre y al niño; el que ampliaba los beneficios del seguro mutual del magisterio; el que establecía un fondo para alimentos y abrigos para los niños pobres de las escuelas; el que castigaba la corrupción electoral; el que declaraba libre la extracción de arena de los ríos; el de supresión de impuestos a la cooperativas; etc.

Entre los proyectos aprobados que fueron ley de la provincia, podemos recordar: El sábado inglés en beneficio de los empleados de comercio y obreros de las fábricas y talleres; la ley de desagües que ha beneficiado a centenares de agricultores de la provincia; la que establece patentes a los sub-arrendadores de campos con el fin de eliminar ese factor de encarecimiento de las tierras arrendadas para agricultura; además, colaboró en las leyes sobre municipalización de los servicios de energía eléctrica para Venado Tuerto, Gálvez, Maciel y otras localidades; en la ley de comisiones paritarias; etc.

Consiguió la rebaja de las patentes a los viajantes de comercio, que sentó precedente favorable para obtenerla en las otras provincias.

Propuso la supresión de las patentes a las panaderías, carnicerías, lecherías, verdulerías, peluquerías, salones de lustrar, hornos de ladrillos, y la supresión de impuestos a los fósforos, cereales y oleaginosos, y al abasto. Además pidió la rebaja de las patentes a las carpinterías, herrerías, marmolerías, corralones de madera, cal y arena, barracas de frutos del país, casas de ramos generales, máquinas desgranadoras, trilladoras y mondadoras, talleres mecánicos, farmacias, etc. Las razones con que fundó estas iniciativas fueron dadas con amplitud de miras económico-sociales, y pueden verse en los diarios de sesiones de entonces.

Inspirado en altos conceptos de moralidad administrativa, MARADONA siempre fue inflexible con los gobiernos y funcionarios que manejan con deshonestidad los dineros del pueblo; su actitud como empleado en la Caja Nacional de Ahorro Postal, donde prefirió perder el puesto bien remunerado que desempeñaba antes que callar los latrocinios de la superioridad, siendo muy joven aún, lo destacan como un ejemplo de honradez, digno de ser imitado. Por eso, nada de extraño podía ser para quienes lo conocieron, su conducta en la Cámara cuando pidió se encargara al Agente Fiscal el procesamiento por malversación de fondos públicos de los interventores nacionales Rothe y Arancibia Rodríguez, y sus ministros Bunge, Astrada, Novillo Corbalán, Gómez, Garro Allende, y Pastor, que vinieron a la provincia a enriquecerse; sin embargo, nada se hizo, tal vez por la alta jerarquía de los personajes en cuestión.

Ejercitando las funciones de control que la Constitución acuerda a las Cámaras, MARADONA planteó diversas interpelaciones a los ministros de diversos ramos, y en amplios y documentados debates se trataron asuntos como la gran huelga de electricistas y panaderos que afectaba a la ciudad de Rosario; el funcionamiento de la imprenta de la provincia; la situación del magisterio; el incumplimiento de las leyes obreras; el derecho de reunión; la aplicación de la ley de desagües; la residencia de los jefes de policía y remoción del personal de la misma; la agremiación obligatoria de los maestros; y otras cuestiones relacionadas con el orden público.

También se opuso decididamente a la entrega de la draga provincial al gobierno de la Nación, y para mejorar los servicios del Puerto de Santa Fe -propiedad de la Provincia - y consolidar su economía, proyectó la oficialización de los servicios más importantes, para lo cuál propuso la adquisición de remolcadores nuevos.

La creación de la Escuela de Artes y Oficios Mixta en Barrancas, se decretó por moción de MARADONA, el 14 de julio de 1933.

MARADONA empleó los dos años de su Diputación, como jamás hubo legislador alguno en la provincia. Trabajó sin descanso, con inteligencia y dedicación. Toda su actuación estuvo inspirada siempre en un sano principio de justicia y verdad; nadie ha podido decir que en algún momento quebró su hombría de bien. Ni arrogante ni mezquino, jamás varió su modalidad austera y cordial. La pasión que ponía en los debates, y la inquebrantable firmeza en que fundaba sus actitudes, tienen el sello de su indiscutible sinceridad. Estudioso como pocos, son prueba incontrastable sus intervenciones en los debates que registran los diarios de sesiones de ese breve y fecundo período legislativo. Basta recordar su estudio de las leyes impositivas, el discurso en que trató a fondo - como nunca se lo había hecho antes - el presupuesto de la provincia, la discusión sobre el impuesto territorial; su intervención en el debate sobre la ley electoral; e infinidad de otras cuestiones, para comprobar en los hechos que MARADONA merecía los relevantes conceptos que expresó la prensa al saludar su ingreso a la Legislatura con particular simpatía.

Al terminar su mandato, MARADONA volvió a sus tareas rurales en la chacra de Barrancas, sin preocuparse de otros horizontes de bienestar personal; ahí rehizo lo que había abandonado al dedicar todo su tiempo a la función pública, y se lo vio alternar la vida entre las ásperas faenas del agricultor y sus admirables hábitos de estudioso. Esa envidiable condición personal, le permitió estar bien informado y al día, de todos los acontecimientos políticos, económicos, sociales y culturales, que se sucedían. El ambiente de indiferencia y achatamiento que envolvía la vida del campesino, no pudo vencer al espíritu culto de este campesino.

Detalle de los proyectos de ley presentados

Abolición de los impuestos a los cereales y oleaginosos: Consecuente con la prédica del PS, de que no se debe gravar la producción de la chacra, y cumpliendo con el programa electoral, MARADONA proyectó la supresión de los impuestos al trigo, maíz, lino, cebada, avena, etc. La Cámara no trató el proyecto.

Ley general de desagües: Distintas zonas de la Provincia, tenían pendiente el grave problema de la inundación de sus campos; una vasta superficie de tierra apta para la agricultura y el pastoreo, se inundaba periódicamente por lluvias o crecidas subterráneas, originando la pérdida de las cosechas y los pastos para el ganado; hacía veinte años que los caudillos y gobiernos ofrecían la construcción de desagües en vísperas electorales sin que sus promesas fueran cumplidas; apenas ingresó a la Cámara, el diputado socialista hizo que este problema fuera estudiado por una comisión de diputados y senadores, que al cabo de cinco meses presentó el proyecto de ley, sancionada bajo el número 2.250. Gracias a esta iniciativa, la provincia contó con la ley que resuelve el problema mencionado, y las obras de desagüe se construyeron en todo el territorio.

Sábado inglés: En defensa de la salud de nuestros trabajadores, para que una gran cantidad de hombres y mujeres que trabajan en locales cerrados, mal aireados y artificialmente iluminados, puedan gozar del aire y el sol, oxigenando sus pulmones, fortaleciendo sus cuerpos y sus intelectos, el diputado socialista proyectó y obtuvo la sanción de la ley mencionada. Los empleados de comercio, los obreros de las fábricas y talleres, de la ciudad y del campo, han recibido con esta ley el gran beneficio de mejorar su calidad de vida.

Asistencia y protección a la madre y al niño: En colaboración con el diputado Rubino, firma el proyecto creando el impuesto a los anuncios fijados sobre los caminos públicos de la provincia, con cuyo importe se costearía: la alimentación gratuita de los lactantes, la asistencia médica gratuita de la madre grávida y lactantes, y la difusión de nociones generales de puericultura. La Cámara no trató el asunto.

Salas maternales en las escuelas: Comprendiendo la necesidad de que las maestras madres deben amamantar y cuidar sus hijos mientras permanezcan en la escuela, el diputado socialista proyectó la habilitación de Salas Maternales en las escuelas de la provincia. La Cámara tampoco trató el asunto.

Seguro mutual del magisterio: Habiéndose excluido del Seguro Mutual a los porteros y porteras de las escuelas y empleados de la rama de instrucción pública, y considerando que ello importa una injusticia, el diputado socialista proyectó la reforma de la ley incluyendo al personal mencionado. La Cámara no trató el asunto.

Alimento y abrigos para los niños pobres: Considerando que asistían a las escuelas de la provincia una gran cantidad de niños pobres, MARADONA proyectó el impuesto al fútbol profesional que daría unos 40 mil pesos que serían destinados a ese fin; el proyecto no prosperó porque las influencias de los negociantes de ese deporte - entre los cuales había muchos caudillitos políticos - pesaron más sobre la voluntad de los diputados, que las necesidades de la infancia menesterosa. Los escolares pobres siguieron sufriendo hambre y frío los próximos invierno.

Edificio escuela de Monje: Atendiendo la importancia de este pueblo y su numerosa población escolar, proyectó la construcción del edificio propio para la escuela fiscal. La Cámara no trató el proyecto.

Prohibiendo cobrar alquiler por el uso de medidores: Considerando que las empresas de luz eléctrica, gas y agua corriente, cometen abuso contra los consumidores de estos elementos al cobrarles un alquiler mensual por el uso del medidor, el diputado socialista proyectó una ley prohibiendo el cobro de dicho alquiler. La Cámara tampoco trató el proyecto.

Horario uniforme para la apertura y cierre del comercio: Considerando que la ley que limita la jornada de trabajo es violada en perjuicio de los obreros y empleados de comercio por los patrones inescrupulosos que así realizaban una competencia desleal a los comerciantes que la cumplían, MARADONA proyectó la ley que obliga a todos los comerciantes a abrir y cerrar sus casa en horas determinadas. Tampoco fue tratado el proyecto mencionado.

Servicios del Puerto de Santa Fe: Mientras los servicios de remolque, amarre, transbordos, estibaje, salvataje, etc., que son los que más ganancias dejan, están en manos de dos o tres particulares que siempre gozan del favor oficial, los servicios que dan pérdidas los realiza el gobierno. Considerando que ésta es una traición a los intereses del Estado, MARADONA proyectó la ley que declara servicios a cargo del Estado todos aquellos que se prestan en el Puerto de Santa Fe, que es el único puerto de propiedad de la provincia. No ha sido posible lograr que la Cámara aprobara dicho proyecto.

Impuesto territorial a las propiedades del clero: La ley de Contribución Directa (actual Impuesto Inmobiliario) imponía a los propietarios de campos, sitios y edificios, el pago del impuesto territorial; esa misma ley eximía del impuesto a las propiedades del clero cuyo valor sumaba varios millones de pesos; de ese modo ocurría lo siguiente: mientras la casita modesta del obrero o del empleado pagaba la contribución directa, los grandes edificios que ocupaban manzanas enteras pertenecientes al clero, no pagaban nada. Ante la evidente injusticia que significaba esa desigualdad, el diputado socialista propuso y obtuvo que en adelante paguen el impuesto territorial los edificios, sitios y campos pertenecientes a cualquier comunidad religiosa que fuere. Con ello no se entendió perseguir los sentimientos religiosos de ningún culto, sino hacer justicia.

Patente a los sub-arrendadores de campos: Mientras los chacareros debían pagar el impuesto sobre los granos que producían, los ganaderos debían hacerlo por los animales que vendían, los abastecedores debían pagar por las reces que sacrificaban, los panaderos por fabricar pan, los almaceneros por tener abiertos sus negocios, etc., existía un gremio menos útil a la sociedad, que hacía negocios, ganaba mucha plata y no pagaba un solo centavo al fisco: el de los sub-arrendadores de campos. Los sub-arrendadores de campos eran aquellos que tomaban en arriendo una gran extensión de tierra, encareciéndola al extremo de darse casos como el siguiente: Barbich y Cía, del Dpto. General López arrendaba a la condesa de Chateaubriand unas 5 mil hectárea ... (CORREGIR EL ERROR!!!), y las sub-arrendaba a sus colonos al precio de 70 pesos a pagar por adelantado. Como no se podía prohibir ese negocio, MARADONA proyectó y obtuvo que la Cámara estableciera una fuerte patente a esta clase de mercaderes.

Rebaja de patente a los viajantes de comercio: Teniendo en cuenta que los viajantes de comercio desarrollan una actividad económica y socialmente útil, el diputado socialista proyectó y obtuvo la rebaja de las patentes.

Constitución de nuevas comunas: Por imposición de los gobiernos cómplices con la compañía inglesa La Forestal, poblaciones como Villa Guillermina con 7 mil habitantes, Villa Ana con 5 mil, La Gallareta con 3.500 y Tartagal con 3 mil, carecían de Comisiones de Fomento, permaneciendo como autoridad municipal el gerente de las fábricas de esa compañía taninera; considerando que ello constituía un desconocimiento al derecho comunal de los vecindarios, el diputado socialista proyectó y obtuvo que se levantara un censo de esas poblaciones a objeto de que constituyan sus gobiernos comunales, cosa que se hizo por primera vez en las elecciones de 1933.

Supresión y rebaja de impuestos: En el seno de la Comisión de Presupuesto primero, y luego en el recinto de la Cámara, MARADONA trabajó tenazmente por la supresión del impuesto a los fósforos, a las panaderías, al abasto, a la fabricación de ladrillo, a las carnicerías, lecherías, verdulerías, fruterías, peluquerías, cereales y oleaginosos, etc., consiguiendo la reducción del impuesto en algunos casos. Propuso rebaja de las patentes a las carpinterías, herrerías, corralones de madera, cal, arena y demás elementos de la construcción, barracas de frutos del país, casas de ramos generales, máquinas desgranadoras y trilladoras, talleres mecánicos, farmacias, etc.

Por una buena policía y justicia de paz insospechable: Considerando que con los sueldos reducidos que ganaban los agentes, comisarios, y jueces de paz, no se podía obtener el buen servicio e independencia necesarios que reclamaban las poblaciones de la provincia, MARADONA bregó - sin conseguirlo -, para que los sueldos de estos empleados fueran aumentados de acuerdo a las exigencias de la vida; aumentos que se habrían podido costear con la rebaja de los sueldos de funcionarios jerárquicos. Fueron en vano todos los esfuerzos hechos; la alta burocracia supo conquistar el voto de los diputados demócratas y radicales a fin de que no se les toquen sus grandes sueldos.

Contratos abusivos de luz eléctrica: En razón que un gran número de Comisiones de Fomento firmaron contratos con empresarios de usinas para la provisión de luz eléctrica a precios elevados y largos plazos, lo que constituía un abuso inadmisible contra los intereses del pueblo, MARADONA consiguió que se estudiaran los contratos y obtuvo el rechazo de alguno de ellos, quedando algunos pendientes de resolución.

Contra la presión, el vicio y el fraude electoral: Al tratarse la reforma de la ley electoral de la provincia, el diputado socialista atacó despiadadamente los vicios que corrompen y degradan la vida cívica argentina, proponiendo las siguientes medidas: prohibición del corralón donde se encierra a los electores, se les ofrece comida, bebida y juego; prohibición de ofrecer dinero, empleos, y otras cosas, a los electores con el fin de obtener sus votos; prohibición de los “jefes de grupo” encargados de conducir o arrear como si fuera ganado a los electores sacados del comité; prohibición del reparto de boletas a menos de cien metros de distancia de la mesa comicial. Todas estas prohibiciones fueron severamente penadas con prisión, multa, privación del derecho electoral y cesantías del cargo a los funcionarios de policía que no las impidieran.

Usinas municipales: Todas las iniciativas en favor de la municipalización de la energía eléctrica contaron invariablemente con el decidido apoyo del diputado socialista: Gálvez, Maciel, Venado Tuerto, Santa Fe, etc.

Malversación de los dineros públicos: MARADONA consiguió que la Cámara mandara a procesar por malversación de $ 3.916.000.- a los interventores Rothe y Arancibia Rodríguez, y ministros Bunge, Astrada, Novillo Corvalán, Gómez, Garro Allende, y Pastor, que por decreto violatorio de la ley 2.157 dispusieron de esos fondos. La justicia nunca hizo nada, en razón que eran personajes del establishment social, económico y político.

Sus discursos parlamentarios

Largo sería enumerar todas las intervenciones tenidas en debates, despachos de comisiones, mociones, e iniciativas, de Waldino MARADONA. Desde los asuntos más simples a los más complicados, el diputado socialista siempre prestó la más seria atención en el estudio de cada uno de ellos.

Sobre el final de su mandato, debió afrontar una de las situaciones más desagradables que se presentara en sus dos años de actuación: la de exigir a la Cámara la investigación de los graves cargos llevados ante la misma por el profesor Juan TORRES contra el Ministro de Gobierno, acusaciones que han sido ampliamente probadas, sin que la Cámara haya podido tratarlas por haber entrado en receso.

En la discusión de la ley de presupuesto del año 1934, MARADONA hizo la más seria crítica de los proyectos presentados por el Poder Ejecutivo y la Comisión de Presupuesto, en una exposición que duró cinco horas, caso nunca visto en los anales de la legislatura de Santa Fe. Además fue altamente edificante la asiduidad con que el diputado socialista asistió a todas las reuniones de la Cámara, ofreciendo el más alto ejemplo de trabajo y regularidad en el cumplimiento del deber.

Interpelando a Ministros

Ejerciendo la facultad de control y crítica que la Constitución acuerda a los legisladores, MARADONA planteó las siguientes interpelaciones a los ministros, con el propósito de contener sus abusos en algunos casos, y en otros, de que expliquen sus actitudes.

En defensa de los obreros panaderos y electricistas de Rosario: A raíz de la violación de la ley que prohíbe el trabajo nocturno por parte de los patrones, y de la cesantía de centenares de obreros de la Compañía de Electricidad de Rosario, se produjeron interminables huelgas durante ocho meses.

La policía de Rosario, a cargo de viejos y mañosos funcionarios, encarcelaba obreros, los maltrataba y violaba sus domicilios, como si no existiera más ley que su voluntad. Para impedir que continuara ese abuso y el gobierno tomara intervención para solucionar el conflicto, el diputado socialista interpeló al ministro Antelo, prometiendo el gobierno que cesarían los atropellos. Así terminó la larga huelga de panaderos y electricistas de Rosario.

Sobre el funcionamiento de la imprenta oficial: A fin de que la imprenta del gobierno cumpliera con sus fines, MARADONA planteó otra interpelación en la que denunció varias irregularidades que luego se corrigieron.

En defensa de los maestros: El Ministro de Instrucción Pública comenzó su actuación de tal, trasladando maestras de un lugar a otro y declarando cesantías a granel; todo ello lo hacía para satisfacer compromisos de comité a pedido de caudillos y amigos.

Los maestros agremiados en la Federación Provincial del Magisterio reclamaron por esas medidas en mérito al reglamento de escalafón y estabilidad existente; el ministro, empecinado y soberbio, no les hizo caso y siguió actuando como capataz de estancia; para poner un freno a tanto abuso, MARADONA interpeló al ministro dejándolo mal parado, ya que ni siquiera se animó a ir a la Cámara, con lo que cesó temporariamente su persecución a los maestros de la provincia.

Sobre residencia de los jefes de policía: Algunos jefes de policía hacían abandono reiterado de su puesto, pasándose semanas y meses de paseo en las ciudades de Santa Fe y Rosario, lo que originaba demoras en los trámites en perjuicio del público; MARADONA, a riesgo de los disgustos consiguientes, llamó al orden al gobierno a fin de que terminaran esos abusos de los jefes en cuestión.

Sobre violación a las leyes obreras: El diputado socialista, después de una encuesta realizada entre los sindicatos obreros que demostró la violación sistemática de las leyes del trabajo, denunció una serie de casos concretos, que luego el gobierno investigó comprobando su veracidad, exigiendo el respeto patronal a las leyes obreras.

Sobre el atraso en los pagos al magisterio: Habiéndose producido un atraso de nueve meses en los pagos al magisterio de la provincia y provocando esta situación un serio conflicto entre los maestros y el Ministerio de Instrucción Pública, el diputado socialista llamó a cuentas al ministro del ramo prometiendo éste regularizar la situación.

Por el derecho de reunión: La policía de Villa Ana, a cargo de un comisario dos veces homicida, clausuró abusivamente el 1º de Mayo de 1933 el local del Centro Socialista, dispersando e insultando a la concurrencia de hombres y mujeres allí reunida. MARADONA interpeló por ese atropello al ministro de Gobierno, quien defendió al comisario como no lo hubiera hecho un camarada de fechorías. Esta actitud del ministro dio lugar a un gran debate, donde quedó demostrada la complicidad del gobierno en los atropellos policiales a los locales obreros. La prensa pagada con dinero del pueblo por el gobierno, calló la verdad expuesta por MARADONA, dando en cambio amplia publicidad a las falsedades del ministro.

Sobre aplicación de la ley de desagües: Ante la despreocupación del gobierno en la aplicación de la ley 2.250 en los trabajos de canalización realizados, el diputado socialista interpeló al ministro de Hacienda y Obras Públicas, con resultado satisfactorio.

Sobre agremiación obligatoria para los maestros: El gobierno, a fin de destruir el verdadero Sindicato del Magisterio, decretó la agremiación obligatoria para los maestros, imposición que fue resistida por la docencia; para justificar esa medida el gobierno dijo que quería entenderse con representantes de la totalidad del gremio, y considerando que ello era falso, MARADONA interpeló al ministro de Instrucción Pública sin que éste concurriera a responder la interpelación: el debate le hubiera sido desfavorable porque mientras exigían la agremiación total del magisterio, habían dividido en dos a los obreros del Puerto de Santa Fe, a fin de debilitarlos y convertir el sindicato en comité político oficialista.

Sobre remoción del personal en la policía: Ante las renuncias y nombramientos de jefes de policía en los departamentos, traslados y cesantías de comisarios, escribientes y agentes, el diputado socialista interpeló al ministro de Gobierno para que explicara las causas y motivos de esas remociones, que se hacían con fines electoralistas. El gobierno, no sabiendo cómo explicar esas medidas arbitrarias, se negó a responder a la interpelación.

Un folleto publicitario de aquellos años decía: “cúmplenos señalar, para nuestro orgullo y honor de nuestro camarada MARADONA, el siguiente suceso jamás visto en la Legislatura de Santa Fe: Mientras diputados y senadores radicales y demócratas se disponían a prestar acuerdo en silencio a uno de los candidatos propuestos para juez de instrucción por el gobernador, no obstante ser público y notorio de que se trataba de un individuo falto de condiciones morales para tan elevado cargo, cupo al diputado socialista romper el silencio exigiendo el rechazo del candidato, cosa que se aprobó después de la investigación realizada. Así cumplía nuestro compañero con el propósito de que los hombres encargados de discernir justicia, sean siempre el más alto exponente de honradez”, concluyendo el volante: “Después de analizar imparcialmente la obra legislativa que acabamos de reseñar, ¿Quién puede negar que el departamento San Jerónimo ha estado dignamente representado por el primer diputado socialista a la Legislatura de Santa Fe? ¿Quién puede desconocer que ha habido empeño en el trabajo e inteligencia en la acción de nuestro camarada”?

Otro folleto, sostenía que el PS se veía obligado a promover su accionar legislativo, “ante el silencio unánime de la prensa, en general, que ha mantenido ignorando a la opinión pública de cuanto ha trabajado el diputado MARADONA; silencio sistemático y calculado que responde al temor de que el prestigio socialista invada las masas populares de la ciudad y del campo, en la esperanza de que los partidos tradicionales continúen mereciendo su apoyo …

Por otra parte, entendemos que es necesario crear la costumbre en nuestro medio político, de obligar a los representantes de los Partidos a dar cuenta de la obra realizada en los cargos para que han sido elegidos. No es honroso ni correcto que los mandatarios elevados por el pueblo a las más altas dignidades, cumplido su período, vuelvan con las manos vacías, sin los callos del trabajo, en busca de la reelección. Los hombres como los partidos, tienen el deber de rendir cuenta al pueblo de la labor realizada, y es en cumplimiento de ello, que el Partido Socialista muy gustoso”, se dirigía a los vecinos, ofreciéndole una memoria del trabajo cumplido por su representante en la Legislatura en los dos años de actuación.

Más actividad proselitista

En 1932 realizó una detenida visita a los departamentos de Vera y General Obligado, estudiando sobre el terreno las condiciones de trabajo en los quebrachales y fábricas de tanino. También observó los grandes males provenientes del latifundio en esa zona.

En 1933 visitó los departamentos del sur, donde pudo comprobar los grandes daños que sufrían los agricultores por las inundaciones periódicas; estudió los contratos leoninos impuestos a los chacareros por los sub-arrendadores, y estimuló la formación de sindicatos agrarios para la defensa de sus intereses.

En 1934, los sindicalistas del departamento San Jerónimo proclamaron su candidatura a la reelección, objetivo que no se pudo alcanzar. Intervino en la reorganización de los sindicatos obreros de Barrancas, Arocena, Monje, Irigoyen, Gálvez, Maciel, y Díaz.

En 1935 fue electo miembro de la Comisión de Fomento de Barrancas por la minoría, trabajando con empeño ejemplar en la tarea de dar nueva orientación al progreso edilicio de esa población.

En 1936 tuvo a su cargo la inspección y reorganización de los centros socialistas de diversas localidades de la provincia, y en 1937 fue candidato del PS a gobernador, en compañía de Ceferino CAMPOS, candidato a vice. También fue proclamado por los afiliados del departamento San Jerónimo candidato a diputado provincial.

En 1938, el Partido Socialista lo proclamó candidato a senador por el departamento de la Capital a Waldino MARADONA, en mérito a sus excepcionales condiciones de inteligencia, laboriosidad y carácter, que lo destacaban ya como una personalidad de recia envergadura. No se trataba de un político claudicante ni de un sectario ideológico; MARADONA era un hombre que vivía la realidad del presente y, como el PS, trabajaba por la grandeza del porvenir argentino sobre la base de la libertad y la democracia. Tal lo decían sus veinte años - entonces - de ininterrumpida y activa acción en las filas del Partido Socialista.

Toda esta actividad esquematizada en orden cronológico, importa una labor intensa desde donde se la mire. Viajes, conversaciones, conferencias, discusiones, polémicas, choques con autoridades abusivas, críticas a la inacción, etc.

Construyendo vida y amor

Ángelo LOMBARDI vino a la Argentina siendo ya un activo militante socialista, para luego realizar tres viajes a Italia, y en su último retorno a nuestro país, arribó casado con Flaminia Santucci.

Asentado en Santa Fe por un tiempo, luego del nacimiento de su hija María Victoria Teresa producido el 11 de abril de 1919, se trasladó a Barrancas, donde instaló una casa de comidas, a través de la cual proveía de viandas. Conocía a la perfección el arte culinario, tanto que había sido cocinero en el barco que lo trajo desde Italia, por lo que sentía especial inclinación por cocinar e invitar a conocidos a comer a su casa.

MARADONA, ejerciendo su diputación, cuando viajaba a Barrancas, publicitaba que atendía al pueblo en el hall del Hotel donde se hospedaba, lugar en el que recibía al compañero de militancia socialista, Ángelo LOMBARDI.

Y un buen día, LOMBARDI, sintiéndose además deudor del diputado MARADONA, se dio el gustazo de invitarlo a almorzar: “Che vieca, ho invitato al diputato MARADONA que venga a mangiare raviole a casa”, y a la familia se le potenció el orgullo ante la posibilidad de compartir la mesa con tan ilustre visitante, reunión gastronómica que a partir de entonces se reiteró con habitualidad.

Hasta que un buen día, MARADONA, en vez de ir a la hora de comer, fue a la de matear, siendo recibido por Doña Flaminia y su joven hija Victoria, a la que apodaban Ñata. Tras los saludos de bienvenida, la señora de Lombardi enfiló hacia la cocina para calentar el agua, y al quedar solos Waldino y Victoria, aquel le anticipó: “Mirá Ñata, vengo a decirle a tu mamá que tengo interés en vos”. Victoria no tuvo tiempo ni siquiera a reaccionar, y ante el rápido retorno de la madre, Waldino le expresó la razón de su visita, y la futura suegra no dejó de expresar su sorpresa: “Ma come ... ¿Usté con la Ñata? ... ¿y la diferencia di anni?”.

- ¿Y cuando se lo dijeron a su papá, cómo reaccionó?, le preguntamos a Victoria, presuponiendo equivocadamente que el gringo habría montado en cólera: “Se puso contentísimo, ¡casaba a la hija con un socialista que, además, había sido diputado!”.

- ¿Y a Ud. no le molestó que teniendo sólo 15 años de edad, un hombre 22 años mayor la pretendiera? – “No, porque desde muy chica tuve mi personalidad. ¡Y bien que nos respetamos y fuimos muy felices!”.

“A Waldino le gustaba mucho matear; su inteligencia y simpatía hacían que fuera muy agradable conversar con él; además, era atrayente, conquistador”, nos señaló Victoria en sus muy lúcidos 85 años, con una admiración y enamoramiento que el paso de los años no melló ni un ápice.

Luego de casi dos años de novios, en el día de su cumpleaños número 39, MARADONA se apersonó a la quinta donde vivían los Lombardi, acompañado de su hermano Plácido y del médico demoprogresista Luis Germán Buena, para decirles a su novia y sus padres: “mañana vamos a Monjes a casarnos”, con el atestiguamiento de los mencionados.

Y así, en un típico día gris invernal, con llovisna, el 15 de julio del ´36, se casó con María Victoria Teresa Lombardi, unión de la que nacieron Justo Nicolás el 15 de junio del ´39, y Marta Encarnación, el 20 de marzo del ´41.

Entre anécdotas y pinceladas de época, Victoria nos fue transportando con su amena charla a la postal de costumbres de aquella época de la década del ´30, que si bien en lo político e institucional fue calificada de infame, para la familia Maradona, como de tantas otras miles, fue la de echar los cimientos para constituir familia en amor y armonía.

Pero entre mate y mate, recuerdos que iban y nostalgias que venían, había una recurrencia con sabor amargo: “A MARADONA lo respetaron y apreciaron muchísimo en Barrancas y la zona, pero siempre tuvo una ‘marca’ encima: ¡era socialista!, y eso era como ser diferente, diferente para mejor y para peor” (2) ... Y es así, Doña Victoria: caminar por el lodo de la vida sin ensuciarse, y además, enarbolar ideales de libertad, igualdad y fraternidad, no es para cualquiera ...

Y aquella primera voz socialista en la legislatura santafesina, habría de predicar con el ejemplo, y muchas décadas antes que el pueblo repudiara las jubilaciones de privilegio, Waldino MARADONA se negó a aceptar la jubilación que la ley otorgaba a los ex legisladores ¡qué lástima que ser mejor sea una rareza! ¡Qué distinta sería nuestra Argentina, si las rarezas políticas fueran costumbres éticas!

Una carta

Para las elecciones provinciales de 1940, el pueblo socialista reiteró su confianza en MARADONA para que lo representara como candidato a gobernador, y designó al médico reconquistense Augusto ITTIG para que lo secundara como candidato a vice.

El 27 octubre de 1940, MARADONA se dirigió a Miguel RITVO, entonces secretario general de la Federación Socialista Santafesina, en estos términos: “Acabo de recibir su comunicación anunciándome el resultado del voto general de los afiliados al Partido Socialista en la provincia, por el que se me designa candidato a gobernador de Santa FE. Esta es la tercera vez que me honran con tan elevada designación, cosa que aprecio debidamente, por lo que significa para un hombre de mis condiciones comunes. Acepto la nueva prueba de confianza así expresada, y gustoso me hago cargo de la responsabilidad que importa ser abanderado del Partido Socialista en la lucha cívica que actualmente agita la opinión de la provincia.

Sé que todavía estamos lejos de toda perspectiva de triunfo, y que un pueblo de mayor capacidad política será el que nos acerque a la meta. Asimismo, debemos trabajar con entusiasmo, porque es a nosotros que hemos elegido voluntariamente nuestro destino, a quienes corresponde esa gran tarea de capacitación.

No obstante esta circunstancia, las candidaturas con que nos distingue el Partido deben ser acogidas con celo y seriedad, pues nuestro empeño no es pasatiempo de ilusos ni vanidosa jactancia. Somos resultantes de la conciencia esclarecida por un ideario realizable; somos voluntades animadas  por una fe de bien público; estamos inspirados en la obra de nuestros  mayores, que en cuarenta y cinco años de acción tenaz han acreditado los prestigios de este Partido que tanto honra al país. Nadie, por empecinado que sea, podrá negar la obra realizada desde abajo y con sostenido esfuerzo por el Partido Socialista, en todos los órdenes de la actividad social argentina. Y esto nos debe bastar para cargar sobre nuestros hombres la responsabilidad de representarlo con justificado orgullo en las lides democráticas del presente.

Treinta años hace que la opinión socialista viene gravitando en la política nacional. Los gobiernos que en sus respectivas esferas han querido dar brillo a su gestión, tomaron nuestras iniciativas y recogieron el aplauso general; los partidos adversarios que quisieron modernizar sus métodos, organizar sus cuadros, dar contenido impersonal a sus propósitos, se han inspirado en la acción, en los estatutos y en el programa del Partido Socialista. ¿No es eso la prueba terminante que podemos ofrecer a los ojos del pueblo para reclamarle merecido apoyo?

Sin embargo, somos negados y combatidos de la manera más injusta. La política sigue empantanada en el fango de mezquinos intereses personales. El germen de la disidencia se conserva vivo en cada componente partidario, para desarrollarse luego que sus ambiciones no hayan sido satisfechas en el gobierno. Los pocos hombres desinteresados que actúan en los partidos tradicionales, no tardan en contagiarse adaptándose al ambiente.

Y el fruto de tanto mal lo está recogiendo el pueblo a través de su crónica  miseria. Quien quiera estudiar a fondo esta realidad, le bastará con seguir la historia del radicalismo desde 1912 hasta el presente, aquí en Santa Fe. Un partido popular, un partido que sigue mereciendo, a pesar de sus reiterados fracasos en el gobierno, la confianza pública, no tiene derecho para oponerse con su conducta al progreso de la política argentina.

Si tendemos la mirada de uno a otro extremo de la provincia; si nos detenemos sólo un instante a observar la vida de sus pobladores, no hemos de tardar en convencernos del daño moral y material que sufre el pueblo, por obra de esa política. Al fraude electoral que niega valor a la mayoría; a la violencia que lastima la dignidad del hombre; al soborno que relaja la altivez ciudadana, han apelado fracciones gobernantes de ese partido.

Una ola de inmoralidad penetra en todas partes, tanto en la ciudad como en el campo: ya no se habla de otras empresas que no sean la de obtener el empleo público, sin horario ni oficina. Ya nadie se ruboriza ante el apóstrofe de ‘jugador’, y los gestores ante las oficinas públicas mediante coimas, han adquirido jerarquía de personaje. Los caudillos oficialistas convertidos en dispensadores de gracias, encuentran numerosa clientela electoral en la masa hambrienta; y en las chacras, se considera de buen tono abandonar el arado para instalarse en el pueblo con agencia de quinielas. La pobreza que desborda en la corrupción, no alarma al gobierno; por el contrario, parece que le favoreciera en sus planes. En vez de medios honestos de vida, da esperanzas y juego.

Se explica entonces que la desmoralización cunda en el ambiente; que la política pierda su virtud de bien general; que los partidos se conviertan en ‘mafias’; que la democracia sea tachada de ineficaz por los que ven en la dictadura la panacea de tanta calamidad. Pero hay que reaccionar contra todo esto, orientando al pueblo hacia la cumbre de su destino.

Vivimos una hora gravísima en la historia de la Humanidad; las bases económicas y jurídicas que sustentan el sistema imperante están siendo removidas por fuertes corrientes de intereses en pugna. La suerte de los pueblos ha sido echada por las dictaduras que no admiten otra solución que la del poder de las armas. Y un problema de justicia social que debe solucionarse dentro de las normas evolutivas del derecho y al amparo de la libertad, corre el riesgo de ser escamoteado por el totalitarismo en beneficio de los poderosos, y en perjuicio de la clase trabajadora universal. Demos nuestra voz de alerta al pueblo, un tanto deslumbrado por el éxito de las armas. Hagámosle comprender el error de creer en la felicidad que las dictaduras ofrecen a sus víctimas. Compenetrémoslo del valor de la libertad, y exaltemos la democracia como sistema civilizado de gobierno.

La provincia de Santa Fe, dotada por la naturaleza de riquezas infinitas, sigue estando mal administrada. Las rentas que se extraen mediante los impuestos, son gastadas con escaso beneficio general. Más que  pensamiento de gobierno, hay en los hombres que llegan al poder, arte de caudillos protectores de correligionarios. Mientras exista la desocupación, y la miseria sea el estado permanente de los hogares proletarios, no podrá afirmarse que haya buenos gobiernos. Hay que buscar hasta encontrar la solución a este gran problema. Los partidos mayoritarios hablan de ello en sus programas, pero nada han hecho llegados al gobierno. Nosotros sabemos dónde están los recursos y soluciones, pero solamente diez mil ciudadanos nos comprenden hasta ahora ... Trabajemos, pues, para que la ciudadanía se oriente en la verdad, y proclame un día cercano, el triunfo del Partido Socialista, para bien del pueblo, de la libertad y de la democracia argentina”. (3)

El publicista

MARADONA escribió en revistas y periódicos, no por el placer de escribir, sino teniendo siempre en la mira la atracción de voluntades a la causa que sustentó. Así, por ejemplo, colaboró en publicaciones obreras de Buenos Aires; en La Vanguardia; en El Trabajo, de Mar del Plata; en La Tierra, de Rosario; El Sol, de Montevideo; El Obrero Ebanista, de la Capital Federal; Adelante, de San Juan; Acción Socialista, de Buenos Aires; Regeneración, de San Justo; El Campo, de Villa Domínguez; La Lucha, de Sunchales; El Litoral, de Santa Fe; Córdoba, de la ciudad homónima; Renovación, de Reconquista; El Diario, de Santa Fe; La Defensa, de Gálvez, donde sostuvo una movida polémica en 1927 con Roque F. Coulín; en el Anuario Socialista, de Capital Federal; y otras publicaciones más.

En 1925 publicó un libro titulado La Miseria en el campo, siendo citado como fuente de valiosa información por el Dr. Alfredo L. PALACIOS en su cátedra universitaria.

Además, escribió interesantes colaboraciones sobre cooperación, mutualismo y ahorro, actuando como delegado de estas entidades en congresos realizados en Buenos Aires y Rosario.

En el ´55, fundó en Barrancas el semanario Las Noticias, que apareció hasta el ´68, y al mismo tiempo actuó en la Cooperativa Mixta El Fénix.

Desde su ingreso al Partido Socialista, Waldino MARADONA fue un afiliado muy activo. Fundador de varios Centros Socialistas en la provincia, miembro de la Junta Ejecutiva de la Federación Socialista Santafesina en reiteradas veces, delegado a los Congresos Nacionales del Partido, secretario y vice presidente de esos Congresos, orador oficial, miembros de comisiones investigadoras, siempre se desempeñó con eficacia y diligencia. Fue un lúcido orador: “uno quedaba prendado escuchándolo discursear”. (4)

Siguió su marcha sin darse tregua, hasta que el 22 de octubre de 1977, Waldino MARADONA falleció contando ya con noventa años de edad, cerrando así el ciclo de una larga vida puesta siempre al servicio de los ideales que alentaron su espíritu combativo y enérgico.

José RODRÍGUEZ TARDITTI, en Semblanza de militantes socialistas (5), lo describió como el “recio luchador que en medios poco propicios para difundir las ideas del socialismo, supo demostrar que ello no era impedimento para aceptar esa incomprensión, considerando que hay que persistir, seguir bregando para romper las marañas de un ambiente hostil por la ignorancia y por el predominio del caudillismo prepotente. Por ello MARADONA, convencido de la bondad de sus ideas, luchó durante su vida ciudadana con firme altivez y llevó a todos los ámbitos de su provincia, Santa Fe, su pensamiento lúcido y franco, dispuesto siempre al intercambio de ideas, a sumar su esfuerzo al del grupo de animosos compañeros que en su tiempo y en su época luchaban, con similar ánimo, en la siembra del ideal que iluminaba su pensamiento”.

El periodista Vladimir Androcles, rescató “su tenaz defensa de los trabajadores, que lo llevó a ser uno de los políticos más renombrados de la época, … a quien los propietarios de las grandes extensiones de campo, no miraban con buenos ojos. … Luego de su diputación, nunca más volvió a ocupar una banca ni un puesto público, y quizás la población y los trabajadores por los que luchó, le fueron infieles”.

Para nosotros, el ejemplo militante de MARADONA, como de tantísimos otros que no ocuparon las tribunas públicas ni desfilaron por la vidriera de los famosos, continúa siendo faro de orientación para conductas e ideas, tanto de quienes peinamos canas como de las juventudes que se inician en la vida cívica.

(1) La Vanguardia, edición del 10 de mayo de 1921.
(2) Relatos de María Victoria Teresa Lombardi, Barrancas, marzo de 2005.
(3) La Vanguardia, edición del 30 de octubre de 1940.
(4) Relatos de Marta Encarnación Maradona, San Lorenzo, febrero de 2005.
(5) Ed. La Vanguardia, Buenos Aires, 1988.

Inicio | Historia | Biblioteca | Museo | Archivo | Servicios | Contacto
Fundacion Casa del Pueblo - Corrientes 1086 - S2630CGL - Firmat (Santa Fe)
Diseno: www.pampacomcdt.com.ar